Pequeña Liga La Victoria quiere volver a la acción, pero necesita el apoyo de una mano amiga

El estadio Renato Borjas, sede del circuito, se encuentra en muy malas condiciones. Hacen un llamado a nuevos aspirantes para que se inscriban.

Los muchachitos que están volviendo al estadio Renato Borjas, sede de la Pequeña Liga La Victoria luego de dos años sin actividad, entrenan entusiasmados por el renacer del circuito, pero en esta instalación hace falta mucho más que ganas para continuar.

La liga pasó por un periodo oscuro producto de la situación país agravado por la pandemia que la dejó moribunda, sin peloteros, y la nueva directiva, encabezada por Abrahán Amaya, está intentando revivir el circuito que ha dado muchas alegrías a esta comunidad, y a las Pequeñas Ligas en general, entre ellas el título Latinoamericano preinfantil del 2007.

«El estadio no recibe mantenimiento desde el año que la liga ganó el Latinoamericano cuando Manuel Rosales lo refaccionó. Desde entonces ha venido sufriendo deterioro y hoy se encuentra en su peor momento por lo que le pedimos nuevamente al Gobernador su apoyo para recuperarlo», apuntó Amaya.

Explicó que lo más urgente es la reparación de la cerca de unos 10 metros de altura que fue arrancada por el último «chubasco» al ceder los postes que la sostienen carcomidos por el óxido. También pintura y mantenimiento general.
«La amarramos con unos cables, pero el peligro sigue latente para peloteros y transeúntes pues en cualquier momento los amarres se parten y puede volver a caer», añade.

La jaula de bateo es otra de las partes de la instalación que está en muy mal estado y no hay iluminación por lo que la inseguridad es otro problema.

La falta de material para prácticas también es una emergencia. Lo poco que les quedó de la época de bonanza está en muy mal estado por tanto uso. Necesitan guantes, almohadillas, cascos, aperos para catcher y muchas pelotas.

La crisis obligó a la mayoría de los peloteros a abandonar las prácticas. Los más afortunados emigraron a otras ligas y La Victoria se quedó sin equipos que la representen este año con la vuelta de los interligas.

Por eso Amaya, junto con Jackelín Urdaneta, ex presidenta y colaboradora de la liga, más otro grupo de voluntarios entusiastas, emprendieron una cruzada para estimular el regreso y nuevas inscripciones de jugadores en un intento por resucitar la liga.

«Y lo estamos logrando, pero hace falta esa mano amiga que nos dé el ‘empujón’ con el estadio para continuar. Hacemos un llamado a todos los niños de esta comunidad, entre 4 y 12 años, a que acudan al estadio a inscribirse para que aprendan a jugar béisbol», apuntó.

«Ya contamos con peloteros para un equipo en la categoría pitoquito y otro en infantil. También hay 15 pequeños inscritos en la escuela, pero hace falta que lleguen muchos más. Los invitamos a que se acerquen porque queremos hacer de la liga lo que una vez fue», dijo el también técnico.

Anunció que tienen proyectado participar en los festivales de las categorías pitoquito y escuela para el mes de mayo y tomar con ello el impulso que necesitan para continuar la reactivación hasta llegar al tope máximo de la capacidad del estadio.

Luis Bravo

Foto: Luis Bravo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: