ESPECIAL: El estadio Alejandro Borges cumple 77 años sin nada nuevo que celebrar

La recuperación anunciada para el 2022 fue pospuesta para el próximo año.

 

 

Este 8 de diciembre el emblemático estadio Alejandro Borges de Maracaibo cumple 77 años de su fundación y no hay nada nuevo que anunciar respecto a su recuperación tras años de abandono, deterioro continuo y falta de mantenimiento.

Luce muy parecido a como quedó a finales de la década de 1990 cuando la gestión municipal de entonces lo intervino para restaurarlo y todo quedó en proyecto. Fue cuando desapareció la Galería de la Fama y más nunca se supo el destino de sus valiosas piezas al igual que el de la pintoresca pizarra, que fue retirada años después.

Posteriormente sucesivas administraciones han anunciado el rescate de su estructura, pero ninguna se ha concretado al día de hoy cuando se aproxima al siglo de su construcción.

Por ser Patrimonio Deportivo y Cultural de la ciudad su estructura no puede ser intervenida normalmente. Requiere cuidados y mano de obra especializada por lo que, más que remodelación, estas instalaciones requieren de una restauración, lo que hace más difícil su rescate.

Sin embargo, las esperanzas renacieron el 7 de enero del presente año cuando el nuevo alcalde de Maracaibo Rafael Ramírez Colina lo visitó e informó que en tres meses quedaría operativo con nueva iluminación, limpieza, baños aptos y los dogouts en pleno funcionamiento. A casi un año desde entonces, nada ha cambiado.

Viejo proyecto

Varias personas vinculadas al béisbol regional lamentan la actual situación del viejo parque preñado de historia, que las nuevas generaciones tienen derecho a conocer.

Enrry Rosales, presidente de la Asociación de Béisbol del estado Zulia, miembro de la Federación Venezolana de Béisbol y luchador por décadas para el rescate de la estructura, sostiene que «ese es un patrimonio de los zulianos y nuestros gobernantes están en la obligación de rescatarlo para provecho de nuestros hijos y nietos. Las nuevas generaciones tienen derecho de conocer la belleza de la historia de este estadio y de los acontecimientos que allí sucedieron», explica.

Entre esos hitos históricos resalta su inauguración en 1945, que significó el gran acontecimiento para la ciudad de ese entonces, la visita de las Estrellas Negras del béisbol norteamericano con todas sus figuras, entre ellas, el legendario Jackie Robinson.

Rosales, uno de los más incansables guerreros por el rescate del otrora estadio Olímpico, señaló que «todos los gobernantes de turno en los últimos 30 años, independientemente de su color político, se han burlado del estadio Alejandro Borges y de su significado para nuestra historia deportiva».

Aprovechó para hacer un llamado a las nuevas autoridades del estado Zulia, especialmente al gobernador Manuel Rosales, a desempolvar el viejo proyecto del rescate del estadio que se diseñó en su periodo de gobierno municipal 1995-1999.

Esa tarea estuvo a cargo de una comisión oficial presidida por el profesor Cirilo Caravallo (fallecido), los periodistas Hebert Colina, Abdías Valbuena (fallecido), el profesor de deportes de la Universidad del Zulia Jorge Taborda, el diputado Robinson Medina (fallecido), Sergio Fernández director del deportes de la alcaldía de Maracaibo, los dirigentes Leví Rodríguez, José «Mumú» Barboza, Marcos Amesti, el locutor Luis Verde y el propio Enrry Rosales presidente del Colegio de Entrenadores de Venezuela, entre otros colaboradores.

«El alcalde Rosales aprobó el proyecto de remodelación del estadio que incluía la construcción del museo Luis Aparicio. Incluso esa comisión viajó a Barquisimeto y conversó con el propio Aparicio quien dio el visto bueno para el museo y el modelo de su busto, escultura que se colocaría en ese recinto», explica.

«Aunque han pasado muchos años esto hay que recordarlo hoy, en este 77 aniversario, para que no se olvide. Muchas de esas personas ya no están. Unas murieron, otras se fueron del país y otras abandonaron porque se cansaron de esperar, pero eso está latente, ese proyecto existe y hay que continuar alzando la voz para recordarle a nuestros gobernantes que el ‘Alejandro Borges’ sí tiene dolientes. Y esas voces tienen que salir de los entrenadores, de los maestros, de las glorias deportivas que conocen muy bien esa historia porque muchos de ellos son sus protagonistas», acota Rosales.

«No podemos pasar por alto en esta fecha el día del debut de ‘Luisito´ Aparicio aquel 18 de noviembre de 1953, acto que dio origen a una de las leyendas más hermosas en nuestro béisbol y que debería estar en el índice de alguna materia de estudio de nuestros muchachos en educación física», añade Rosales.

Los muros del vetusto parque guardan otra serie de acontecimientos que no pueden pasar al olvido como la rivalidad entre Gavilanes y Pastora, el debut de Betulio González en el boxeo profesional, las actuaciones de nueve episodios completos del lanzador José «Carrao» Bracho y tantos otros.

Por ser concebido como Estadio Olímpico en sus orígenes, el «Alejandro Borges» albergó también otras disciplinas que dieron brillo y esplendor al deporte regional como boxeo, fútbol y atletismo, entre otros.

Para 2023

Johnny Parra, presidente del Instituto Municipal del Deporte y la Recreación, ente que tiene su sede en esta instalación, reconoció el deterioro de la estructura como consecuencia de muchos años de abandono y desidia.

«Hasta los momentos solo se han realizado estudios. Nosotros hemos venido investigando el estado de la instalación para hacer un buen proyecto que realmente logre sacar adelante ese espacio tan importante para el deportes en la ciudad», señaló la autoridad deportiva municipal.

Resaltó que la escasez de recursos económicos ha sido la principal causa para que no se haya iniciado todavía la recuperación del parque. «Si es necesario la mudanza temporal del instituto a la Vereda del Lago se hará en su momento. El plan es recuperar toda la infraestructura para 2023 incluyendo las oficinas desde donde opera su funcionamiento», acotó Parra.

Anunció que también está en estudio la construcción de un centro médico de diagnóstico deportivo donde todos los atletas del estado puedan recibir atención.

Evidente deterioro

Un simple vistazo desde el centro del diamante ofrece una panorámica nada alentadora del parque insignia del béisbol romántico del Zulia.

El techo de las tribunas sufre continuo y progresivo deterioro, la pintura está desconchada de tantos años sin mantenimiento y las torres de iluminación no funcionan porque se robaron los cables.

Igualmente las bases de las vigas de hierro que sostienen el techo están corroídas y en cualquier momento pudieran ceder ante la presión de los vientos o del mismo peso.

«Los baños, una de las prioridades para nosotros y nuestros hijos, tampoco funcionan. No hay agua y en consecuencia siempre está sucios y con mal olor», reveló un representante y usuario del estadio que prefirió no identificarse.

Añadió que el sistema de riego tampoco opera y los dugouts siguen en las mismas condiciones de siempre.

 

Luis Bravo

Fotos: Luis Bravo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: